Game of thrones. Temporada dos. Porno for Pyros

Por Angélica Velázquez

Ya estamos en el 2012, no quiero entrar en mucho detalle del por qué, pero los televidentes seguíamos un poco traumados por el final de la primera temporada, ahora ya sabíamos que estábamos ante algo diferente que definitivamente no iba a hacer concesiones, ni con los personajes, ni con los televidentes. Esta temporada es la adaptación del libro Choque de reyes y los lectores se reían de como HBO sufría para contar la historia en formato televisivo; tenían la teoría de que grababan cada trama completa, luego hacían un sorteo y así decidían que metían en cada capítulo, dando como resultado capítulos donde de repente se cargan a un solo personaje y otras veces el capítulo es un mundo de historias con un ritmo desigual.

Se seguían incorporando personajes nuevos que parecían fuertes, pero que no sabíamos si serían relevantes o morirían tres episodios después. Entendíamos la presencia de elementos mágicos, pero sin conocer bien sus límites: aquí aparece una bruja que da a luz a una sombra asesina, un tipo que puede cambiar de rostro a voluntad, un fuego verde imposible de apagar, unos dragones bebés y unos muertos vivientes que todavía no entendemos que tan letales pueden ser.

TE PUEDE INTERESAR: Game of thrones. Temporada tres. Los Lannister mandan saludos

En esta temporada hay cinco contendientes al trono, y cada uno cree que le corresponde por derecho; así que vemos estrategias y traiciones por cinco frentes, vemos una batalla donde notamos que todavía no invertían tantos recursos visuales como en temporadas posteriores, y los efectos (a la distancia) se ven pobres, pero como está comandada por el gran Tyrion Lannister, se soporta muy bien. Conocemos a los salvajes y su ausencia de reyes, pero no de leyes, que aunque muy básicas y relajadas, nos dan lecciones de moral. Esta temporada es irregular porque es básicamente de transición, y nos prepara enfilando los conflictos donde nos prometen que lo mejor está por venir (y si, ciertamente no nos decepcionan).

Lo que es un gran acierto es el modo en el que cada personaje va evolucionando, muy notorio en el caso de los niños y adolescentes que, forzados por las situaciones y la desprotección en que se encuentran, desarrollan fortalezas y habilidades para sortear las circunstancias que los obligan a madurar y perder la ingenuidad para mantenerse vivos; pero que en los actores adultos, se manifiesta con actuaciones brillantes llevadas al límite, ya que hasta los personajes secundarios tienen grandes momentos. Ningún personaje es plano, ninguno se puede encasillar, aquí no hay “rubia tonta”, “guapo con suerte” o “villano absoluto”, aunque sí hay rubias que pueden hacerse las tontas para después torcer las cosas a su favor, y hay guapos a los que se les acaba la suerte pagando caro por ello y ni en su peor momento pierden el magnetismo e interés del espectador, y villanos que paradójicamente, no son antagonistas, porque siempre hay una motivación que te hace empatizar con su causa, odiándolos y admirándolos al mismo tiempo.

Un tema que se discutía en los blogs era el manejo del sexo y la violencia en esta temporada, realmente ¿estaban justificados? Se creó el término sexposition para hablar de las escenas sexuales, ya que casi en todos los capítulos hay desnudos y casi todos son femeninos, y la explotación de muchas “perversiones” (si Joffrey, hablo de ti) que más que hacernos entender al personaje, parecen gratuitas y un recurso de HBO para ganar adeptos más jóvenes, pero no; recordemos que la serie está basada en los libros y me consta que a George R.R. Martin le encanta la descripción gráfica de actos sexuales o violentos (o las dos cosas al mismo tiempo), y puede dedicar páginas enteras a describir hasta el menor de los detalles. A mi parecer D.B. Weiss y David Benioff solo se divirtieron seleccionando las partes que mejor aporten a la continuidad de la historia, ya que el sexo más que placer, es una herramienta de poder y dominación, y justo del poder es de lo que se trata esta historia; y ellos estaban buscando exactamente ese impacto en quien lo ve. 

TE PUEDE INTERESAR: Libros estresantes: de dictaduras & de amores

El autor defendió su obra y su adaptación a la pequeña pantalla y proclamó que «sin violencia y sexo la serie sería falsa y deshonesta». Para él, la violencia y las violaciones sexuales han estado presentes en todas las guerras jamás libradas, desde los antiguos Sumerios hasta nuestros días” y pues nadie podrá negar que el sexo ha sido perdición para reyes y presidentes, excusa para disputas territoriales, origen de venganzas y, lógicamente, el medio para perpetuar la estirpe.

Westeros, inspirado en la Europa medieval, es un mundo brutal y violento en donde todos quieren el poder o sufren las consecuencias de no tenerlo, y en ese contexto, todo, literalmente, puede ser usado como arma.


¡Comparte esta entrada en tus redes sociales!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *