Somos el Yin y el Yang

Por Gooz

Hace varios años escuché a Xavier Velasco en una entrevista de radio hablar de su perspectiva del amor, él hablaba de cómo un ligue puede ser aburrido si todo es fácil desde el principio, que una relación debe ser aburrida cuando dos personas sienten el flechazo desde el principio, porque es como llenar una solicitud y pasar a la siguiente ventanilla. El amor sabe mejor cuando cuesta un poco más de trabajo, y tal vez ese es el error de muchos, de ahí que hay tantos viajes a la friendzone, pero ahí estuve yo por varios años porque me gusto la perspectiva del autor de Diablo Guardián, porque me atrae más aquella persona que me dice que no, dejo a un lado a aquella que dice que yo le gusto nomás porque sí, principalmente porque nunca me he considerado una persona agraciada a primera vista, entonces si alguien decía que yo era guapo, dudaba mucho de esa persona, a mí me gustaba combatir con el rechazo de las personas que me gustaban, quería demostar a toda costa que yo era mucho más de lo que se podía ver, que detrás de todo este caparazón hay algo que vale la pena y me gusta demostrarlo hasta que la persona que es de mi agrado se queda enganchada con eso que no se ve.

Fue hace unos años que conocí a una persona en una reunión a la que no quería ir, pero a la que terminé asistiendo para que mi dotación de cervezas se acabara y no mal beber cada una hundido en la depresión de mi soledad; en aquella reunión iba a empezar esta travesía, recuerdo como mi corazón se acelero cuando entró a la habitación la chica que había visto en el transporte público y que había llamado mi atención, tenia la oportunidad de que formara parte de mi vida, era una oportunidad que no iba a desaprovechar así es que la noche fue corta, bailamos, cantamos y terminamos hablando de música, libros y “tiempos de honestidad”, no ella y yo, varios amigos, pero yo estaba entusiasmado de que ella estuviera a lado mío, porque ahí era donde la quería, donde la quiero. Cuando la reunión termino, amanecía, y en la nostalgia y el cansancio que te da antes de la resaca, en mi mente empezó a sonar cada vez más fuerte una canción de James Blunt, no sabia si íbamos a volver a vernos, podía ser que después de esa reunión ella iba a desaparecer y no podía con esa incertidumbre, necesitaba volver a ver esa sonrisa, saber como era que se sentía un abrazo de ella.

Ella es fue lo que en mi mente sonó, Drexler no me ayudaba a olvidarla, sabiendo que todo iba a ser complicado me dio igual, hice de todo para volverla a ver, reuní a mis amigos y la acompañé hasta su casa y ahí fue cuando ella debió de darse cuenta que no hay nadie más terco que yo, porque hoy estamos juntos, después de todas las complicaciones, después de cantar todas las noches Soldier of love, o de bailar juntos en un concierto de Caloncho, estamos juntos. En todo hay polos opuesto y así somos ella y yo, ella es lo más alejado a mi: ella es centrada, yo solo un soñador, a ella le gustan los datos duros, sacaba diez en la escuela, cumplía con todas sus tareas y yo soy un vago que veía películas o leía novelas para escapar del mundo.

Todo lo distinto nos une, o a veces nos separa, ella baila reggaetón, yo bailo con la música de Wiz Khalifa, con los Master Plus. A ella le gustan los Killers, yo prefiero a los Foo Fighters, ella ve comedias de amor, yo sigo viendo Annie Hall cuando me siento triste, somos como la canción de Sabino, somos el Yin y el Yang, todo en esa canción nos describe y es la canción perfecta para que ella y yo bailemos, una fusión de reggaetón y Sab Hop y ya, nunca se como terminar historias de ella, principalmente porque no quiero que nuestra historia acabe…


COMPARTIR

¡Comparte esta entrada en tus redes sociales!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *