Melodías del Recuerdo

Por Gooz

Desde hace varios días en mi cabeza suenan canciones que yo escuchaba hace tiempo, canciones que en un punto de mi vida repudie, por la pubertad, inmadurez o como me gusta decirlo: estupidez.

Esta vez apelare a la nostalgia, todos tenemos en la memoria aquellas canciones con las cuales éramos despertados en fin de semana, creo seriamente que era una venganza de nuestros padres por hacerlos despertar temprano toda la semana para que tuviéramos todo listo antes de partir a la escuela. Pero ese no es el punto, todos escuchamos esas melodías que eran las favoritas de mamá, en mi caso, Doña Amelia, era fanática de  Diego Verdaguer, es por eso que a veces me escucharán cantar a todo pulmón “La Ladrona”. Pero también estaban esas canciones que se ponían en los viajes, largos viajes en carretera, al menos esa era mi perspectiva de cuando tenia siete u ocho años. Recuerdo un estuche lleno de CD’s, donde había interpretes variados, desde el ya mencionado Verdaguer hasta el Charro de Huentitan, los clásicos del Divo de Juárez, Lucero, Luis Miguel y hasta los Caifanes, así de variado era el estuche. Nunca supe porque llevábamos un estuche tan variado de discos, si mi papá siempre nos obligaba a escuchar una recopilación de éxitos de El Gigante de América.

Mi papá solía cantar, principalmente para no sentir el sueño que abundaba en el auto, pero poco a poco mi conflicto de concebir el sueño en los coches me hizo acompañarlo mientras los demás disfrutaban el viaje con los ojos cerrados, escuchábamos una y otra vez esas canciones de amor, desamor y amistad. Poco a poco empecé a cantar en silencio las canciones, acompañando a mi padre en los coros. Canciones que desde hace unos días en mi cabeza han estado sonando en mi cabeza. Tuve que tomar mi celular, abrir la famosa aplicación que muchos usan para escuchar música y todo volvió. Pude reencontrarme con esas canciones, debo decir que las disfrute de igual manera que cuando iba asomado en la ventanilla del Jetta azul que tenia mi papá, tal vez más, porque trajo a mi mente todo aquello que se han vuelto solo recuerdos. Pero me dejo pensando que mucha de la música que hoy escuchamos la escuchamos en un momento en la vida que nos hizo felices. Que podemos revivir todo aquello a través de la música. Debo agradecer a mi madre por hacerme un romántico que escucha canciones de Diego, debo agradecer a mi papá por que gracias a el disfruto al escuchar canciones de Bronco, debo de agradecer a los dos por hacerme disfrutar la colaboración de Diego Verdaguer con Cañaveral. Da igual el genero o el interprete, la música que se escucha en un momento importante siempre perdura.

Debo decir que el “Primera Fila” de Bronco me ha hecho muy feliz, incluso la colaboración que tienen con Illya Kuryaki & The Valderramas se ha vuelto de mis favoritas. El disco es pasar por todos los éxitos de la agrupación, que tiene 40 años haciendo bailar a muchos, que tiene la experiencia de hacernos cantarle a aquella que nos ha cambiado por “oro”, eso solo es digno de “el más grande”. He disfrutado como nada ese disco porque me hace bailar, me hace reír, pero principalmente me hace recordar los viajes, a mi papá cantando, pero lo más importante: que la música nos hace revivir momentos de nuestra vida que parecían olvidados.


¡Comparte esta entrada en tus redes sociales!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *