El placer de haber crecido

Por Gooz

Hoy en día esta de moda ser diferente, es bien visto buscar lo alternativo. Como expresa El David Aguilar en su canción titulada “Lo diferente”, las personas de hoy promueven la falsa armonía. En su mayoría de los casos esta gente encuentra en lo diferente, recalcando este termino, porque son ellos quienes encuentran alternativas para todo, incluyendo la música, son ellos los que predican la convivencia y critican a todo aquel que puede ser juzgado a través de las redes sociales. Pero Bukowski decía que aquellos que mejor odian son aquellos que predican amor. Pensémoslo así: todas esas personas que se encuentran en ese sector, son individuos que hacen menos a alguien por escuchar reggaetón, banda o corridos, son los que te critican por disfrutar una película de Superhéroes o una de las tantas secuelas de Rápido y Furioso. Porque nos ha tocado vivir en un momento donde todos son críticos de todo, donde las redes sociales van alimentando un ego que se hace más grande según nuestros gustos y entre más selecto sea, entre menos maintream sea lo que escuchamos, vemos o leemos, somos mejores personas, o eso es lo que queremos creer.

Escribo esto porque yo fui ese tipo de persona, odiaba todo aquello que no perteneciera a mi zona de confort, a mi pequeño circulo de cultura de otro grado, lejos de lo mundano. Pero uno va creciendo y se da cuenta de que se puede disfrutar de una cumbia bien bailada de la misma manera que se puede disfrutar una canción con un buen mensaje. Que uno se puede reír de la banalidad de una comedia romántica como disfrutar y analizar una película que critica las conductas de la sociedad actual. La vida debe disfrutarse como se disfruta la música, porque la música es como el amor, o al menos eso dice Rayden en “Abril de 1896” nuestro soundtrack no puede ser de un solo genero. La persona que esta leyendo esto ha dejado de escuchar algo que escuchaba en la secundaria, incluso hoy no encuentra razón del porque lo escuchaba todo el día. Deberíamos dejar de ser tan críticos con todo, bailar si es que hay algo que nos mueve, llorar si es que hay algo que nos toca y cantar si es inevitable.

La música debe ser un bálsamo para el alma, un bastón para el corazón, en la música no debería haber gustos culposos, si una canción te hace bailar a las 3 de la mañana con el amor de tu vida tiene el mismo valor que aquella melodía que te hace llorar en la soledad. Porque la música es signo de que la vida existe, uno crece y cambia de gustos, pero la esencia sigue ahí, tuviste que escuchar tantos discos malos para llegar al adecuado y es tu historia, siempre he creído que uno tiene que defender la música que escucha, porque son parte de ti, porque es lo que de alguna manera ha forjado tu carácter, lo que te ha hecho sonreír cuando lo necesitabas.

Es por eso que no esperen que hable de un solo genero en este espacio. Un día podre hablar de la manera de dar conciertos de Quique Gonzales, y al otro podre compartir como es que Las Papayas de Celaya han tomado los clásicos del Rock en Español para cantarlos al puro estilo del Regional Mexicano, aquí podre platicar de cómo siento un amor particular cuando bailo Talento de Televisión con una persona especial, o como es mi ritual para escuchar un disco entero, porque ya no tengo tantos prejuicios con la música, porque ya no me niego el placer de disfrutar de todo. 


COMPARTIR

¡Comparte esta entrada en tus redes sociales!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *